La atención a la diversidad del alumnado sigue siendo considerado uno de los principales retos a potenciar en el sistema educativo actual.

Una cultura escolar en la que las personas acepten la diversidad en el aula puede tener un impacto positivo en toda la comunidad escolar. Cuando esto sucede, un centro educativo crea un entorno seguro, de apoyo y útil para los estudiantes, familias y el personal que, a su vez, permite que los estudiantes crezcan académica y socialmente.

En una sociedad cada vez más fragmentada, la capacidad de conectarse con amigos, compañeros de trabajo, entre familia, vecinos… con diversos contextos y habilidades es un diferencial significativo. La diversidad mejora habilidades y competencias como el pensamiento crítico, genera empatía y fomenta a los estudiantes a pensar de manera diferente. Si quieres desarrollar formas de impulsar la diversidad en el aula, entonces esta publicación es para ti.

La diversidad es todo lo que hace que las personas sean diferentes entre sí. Esto incluye muchos factores diferentes: raza, etnia, género, orientación sexual, estado socioeconómico, capacidad, edad, creencias religiosas o convicciones políticas para citar algunos de los más destacados. La combinación de estos y otros factores hace que cada uno de nosotros seamos únicos.

 

La diversidad en el aula desarrolla mejor el pensamiento crítico

Cuando los alumnos o cualquier persona habla con alguien que es diferente es más probable que pensemos y lleguemos a ver diferentes puntos y matices que no veíamos sobre un tema. 

Son múltiples los estudios de investigación científica que muestran que grupos socialmente diversos (es decir, aquellos con diversidad de raza, etnia, género…) son más innovadores que los grupos homogéneos. Los estudiantes no son una excepción a esta regla, este caso lo podemos extrapolar en el aula por ejemplo en el momento de crear los grupos de trabajo de un proyecto.

Desafiar a los estudiantes a considerar diferentes perspectivas también puede enseñarles cómo interactuar con sus compañeros a nivel social y equiparlos con habilidades que usarán por el resto de su vida, este punto va muy ligado a la mentalidad de muchos docentes que preparan a los estudiantes para ser mejores personas para el día de mañana y prepararlos para un futuro incierto que no conocemos..

 

Ayuda a los estudiantes a sentirse representados e incluidos.

Cuando las escuelas adoptan enfoques inclusivos y receptivos a la diversidad, es más probable que los estudiantes vean su identidad representada en los materiales del aula o en otros estudiantes. Cuando la diversidad no es una prioridad y estos estudiantes no se sienten incluidos, es más probable que no participen, sean más reservados y se sientan inferiores a sus compañeros.

 

Maneras de fomentar una cultura de diversidad en su escuela

En este punto ya tenemos claro los beneficios académicos y sociales. Pero ¿cómo se ve la atención a la diversidad en el aula en acción? ¿Cómo podemos promoverla en la escuela? ¡Pues hay muchas maneras diferentes!

 

Evalúa de nuevo los materiales didácticos

Revisa tus recursos didácticos con ojo crítico y busca formas de aumentar la diversidad.Puede ser que tus contenidos o saberes tengan solo un enfoque y no estén tomando en consideración todas las voces, especialmente en asignaturas como ciencias sociales y humanidades suelen tener puntos de vista o narrativas occidentales, masculinas y blancas, por lo que muchos alumnos no se sentirán representados.

Es una buena práctica compartir o explicar los materiales a otros compañeros docentes para que compartan si ven que todo el mundo está representado.

¿Está compartiendo una amplia gama de libros y materiales que reflejan diferentes voces, orígenes, experiencias y etnias? Si estás utilizando actividades reutilizadas, ¿utilizan imágenes prediseñadas y materiales que son inclusivos? Revisa tus materiales y ajustarlos según sea necesario para representar de manera justa a tus estudiantes.

Hay casos en los cuales es difícil cambiar el plan de estudios existente, una opción es aprovechar para dar la oportunidad para preguntar a los estudiantes por qué no se incluyen diferentes perspectivas y desafiarlos a aplicar habilidades de pensamiento crítico.

 

Establecer las normas de clase de forma clara

Sea explícito acerca de la forma en que los estudiantes de su clase se respetan entre s, comparten ideas, opiniones y valores. Enseña a los estudiantes cómo estar en desacuerdo y conversar respetuosamente. Utilice prácticas restaurativas y promueva la autoconciencia, la autogestión, las habilidades de relación y la toma de decisiones responsable. Desafíe los estereotipos negativos de inmediato y abiertamente. Crea las normas de clase de forma conjunta con sus alumnos para darles propiedad sobre su comunidad y desarrollar el pensamiento crítico. Es bueno ser flexible y estar dispuesto a modificar y perfeccionar las normas si es necesario.

 

Conoce a tus alumnos

Cada alumno de tu comunidad es único y distinto, como docente hay que aprovechar este hecho para construir una cultura de inclusividad rica y diversa.

Sabemos perfectamente lo complejo que llega a ser como profesor, con toda la cantidad de tareas a realizar poder dedicar tiempo a conocer más información de tus estudiantes (de donde vienen, sus hábitos y cultura familiar, que rendimiento académico están obteniendo, si son religiosos o ateos, etc. ) Cuanta más información tenga más herramientas tendré para adaptar y enriquecer los contenidos y que mi alumnado se los sienta como si fueran suyos.

Algunas opciones productivas pueden ser aprovechar las charlas de los pasillos, enviar un cuestionario (por ejemplo con los quizzes de Additio), participa en eventos de la escuela o las extraescolares y muéstrales a los alumnos que pueden venir a hablar contigo cuando quieran. A veces pequeñas conversaciones te dan un extra de información que puedes aprovechar en tus explicaciones o actividades.

Cuando un profesor conoce a sus alumnos y comprende sus fortalezas y debilidades, está mejor equipado para ayudar a construir un entorno de aprendizaje seguro y protegido, donde todos puedan prosperar. 

Compartir una rúbrica con tus alumnos para realizar una autoevaluación, es una buena forma para que ellos te muestren donde consideran que tienen fortalezas y donde sus debilidades.

No tener miedo a abordar la desigualdad

Un elemento esencial es crear un espacio seguro para que los estudiantes y educadores hablen sobre cómo los problemas de discriminación los impactan a nivel personal, en el aula y en toda la escuela.

Cuanto más se hable sobre diversidad en la escuela, en las reuniones de claustro, tutorías…más fácil será para todos los maestros hablar y abordar problemas sobre diversidad. Un sólo docente puede convertirse en el líder que inspire a otros y cambie la cultura de toda la comunidad.

Recomendamos usar un lenguaje que promueva la positividad y no refuerce los estereotipos existentes. Responder de manera inmediata y efectiva a comentarios o acciones inapropiadas ayuda a marcar una línea y que los alumnos no se arrastran por otros que no sean un buen modelo de conducta. 

 

Involucra y conecta con las familias

Las escuelas son una parte central de la comunidad y deben conocer todas las acciones que se están realizando para promover la diversidad. Haz visible con una plataforma de comunicación con familias las acciones y esfuerzos que se están realizando. Esto hará que comprendan tus metas, resuelvan inquietudes y sientan los beneficios a la hora de construir mejores personas para el día de mañana que promueve esta cultura.

Dentro del portfolio de proyectos que se realizan con los estudiantes, promueve la organización de proyectos que estén vinculados con tu comunidad y promuevan valores sociales. 

Una temática bastante común para proyectos es vincularlos a la campaña del banco de los alimentos, a partir de la temática se pueden diseñar proyectos con múltiples perspectivas. Dentro de los grupos de los proyectos, fomenta que los estudiantes asuman diferentes roles que se ajusten a sus puntos fuertes. Algunos estudiantes pueden actuar como tomadores de notas, mientras que otros pueden facilitar la conversación. Diferentes roles hace que se pongan en diferentes puntos de vista y les abra la mente desde una óptica distinta.

 

Introducir tecnologías adaptativas

Las tecnologías adaptativas hacen que el aprendizaje sea accesible para todos los estudiantes. Esto puede incluir cualquier cosa, desde software de voz a texto, herramientas para la dislexia, calculadoras parlantes para estudiantes con discalculia o accesorios de computadora modificados para estudiantes con discapacidades físicas.

Anime a los maestros a usar diferentes tipos de instrucción y estrategias de enseñanza. Técnicas como el aprendizaje basado en proyectos, la instrucción diferenciada y el aprendizaje combinado permiten a los maestros ayudar a los alumnos con diferentes necesidades.

 

Organiza una feria cultural

Planifica una feria cultural donde los estudiantes puedan compartir ropa tradicional, comida cultural, costumbres o tradiciones. Esta es una oportunidad maravillosa para aprender sobre las diferencias de culturas para apreciar mejor otras culturas.

 

Explora y diversifica la biblioteca

¿Incluye nuestra biblioteca escolar  libros que muestran diferentes culturas y orígenes? Busca fórmulas y maneras de crear una colección de libros más diversa.

 

Celebre la diversidad de nombres

Probablemente tendrás estudiantes con nombres que se originan en otros idiomas que pueden ser difíciles de pronunciar o suenen atípicos para otros estudiantes. Anima a todos a practicar hasta que pronuncien correctamente todos los nombres, siempre de forma positiva y divertida, especialmente en las etapas de infantil.

 

Diversifica la música y sus autores

Reproduce música de fondo mientras los estudiantes trabajan o durante las transiciones. Crea una lista de reproducción que muestre música de todo el mundo. Encuentre canciones bilingües para niños que puedan combinar el sabor internacional en una canción.

 

Crea un collage grupal

Desarrolla una actividad con el objetivo que los estudiantes compartan quiénes son en un collage que crean ellos mismos en un lugar visible para el grupo. Los estudiantes pueden presentar su collage y explicar por qué seleccionaron los elementos que eligieron o puedes exhibirlos en la pared para que todos los disfruten.

 

Crea experiencias como la cocina internacional

Cocina recetas de diferentes culturas como una experiencia táctil fascinante en la que los estudiantes aprenderán sobre los diferentes ingredientes y métodos de cocción que se utilizan en todo el mundo. Comparte platos de todo el mundo en clase y fomenta que las recetas se compartan en casa para que los estudiantes las preparen con sus familias.

 

Contrata de manera diversa

En el caso de líderes educativos o centros que tienen independencia en la contratación de personal, contratar a docentes de distintos perfiles e rasgos impactará directamente en la diversidad de tu comunidad escolar.

 

Apoyar las oportunidades de desarrollo profesional

Los profesores seguramente asumirán la mayor parte de los esfuerzos diarios para promover la diversidad en el aula. Ofrecer formación o talleres de desarrollo profesional que ilustren las desigualdades estructurales están presentes en la dinámica del aula para que los docentes tengan las competencias, recursos y herramientas para afrontar los desafíos y oportunidades.

Algunos recursos y organizaciones que pueden ayudar a dar los primeros pasos:

-Asociación Nacional de Educación EdJustice: aquí encontrará historias inspiradoras y recursos de activistas por la justicia educativa.

-Teaching Tolerance es una organización que ayuda a “maestros y escuelas a educar a niños y jóvenes para que sean participantes activos en una democracia diversa”. 

 

Reflexión final

¡Tu escuela ya está llena de estudiantes y personal con antecedentes, habilidades y destrezas diversas y asombrosas! Todo lo que tenemos que hacer es comenzar a resaltar esa diversidad.

El cambio no ocurre de la noche a la mañana, pero el paso más importante es comenzar.