El método Montessori está enfocado a promover la espontaneidad del alumnado así como su autonomía, dándole así la libertad para poder desenvolverse dentro de un ambiente especialmente preparado para ello, un aspecto que por lo tanto, favorece también al autodesarrollo del alumnado. 

¿Qué es el método Montessori?

Es un método de educación abierta creado por Maria Montessori, la cual pensaba que el alumnado “es el que tiene que describir las mismas leyes de la educación”, ya que “los mejores maestros del alumnado son ellos mismos”. 

Su pedagogía considera que los primeros años de vida de los niños son críticos para su desarrollo, ya que es cuando desarrollan gran parte de sus capacidades. Es por eso que el método Montessori se enfatiza en la etapa de infantil, y se enfoca en el principio de que los niños deben tener libertad para aprender y desarrollarse por sí solos, en un ambiente de comprensión y cariño que sea estimulante.

Un aspecto muy relevante del método Montessori es el hecho de que se recomienda que las aulas contengan alumnos de edades diferentes, divididos por grupos de edad a causa de las especificidades del desarrollo en cada periodo. Generalmente la separación se realiza en grupos de 3 años (por ejemplo de 6 a 9). 

De este modo, los niños más pequeños aprenden viendo a los niños mayores y, a su vez,  los mayores se benefician al ayudar a los niños más pequeños. El grupo de edad mixto permite a los niños desarrollarse social, intelectual y emocionalmente.

 

 

¿En qué consiste?
  • Se caracteriza por la independencia, la libertad con límites y respeto por el desarrollo físico y social del alumnado, elementos clave en este método.
  • Reconoce la importancia de la actividad dirigida por el alumnado y la observación por parte del adulto; El niño es el que elige la actividad que va a realizar, por lo que es completamente libre, simplemente necesitamos un ambiente preparado y unos materiales específicos.
  • El alumnado se desarrolla a través de un trabajo libre con materiales didácticos.
  • El fin de este método es desarrollar el potencial del alumnado mediante un ambiente preparado: ordenado, estético, simple, real, donde cada elemento tiene su razón de ser en el desarrollo de los niños.

 

 

¿Qué aspecto debe tener el espacio donde trabajamos?

El ambiente preparado se compone especialmente de un mobiliario concreto, el cual debe estar adaptado y al alcance del alumnado, con esto conseguimos que lo utilice por sí solo sin la ayuda de un adulto.

El ambiente preparado va dirigido a desarrollar el potencial del alumnado y sus aprendizajes, realizándolo a su propio ritmo y con plena libertad de elegir qué quieren hacer en cada momento. Para ello este ambiente debe ser:

  1. Ordenado, los niños necesitan un ambiente ordenado y con rutinas, ya que su cerebro lo necesita. De este modo, minimizamos al máximo posibles frustraciones, situaciones de estrés o enfados.
  2. Bonito y limpio, debemos crear un ambiente donde todo esté en perfecto estado, es decir, no haya objetos rotos y, a su vez, todo debe estar limpio, así ellos intentarán mantenerlo de este modo.
  3. Estructurado, dependiendo de la edad del alumnado y del momento de su desarrollo, afectará al aspecto que debe tener el espacio en el que éste deba trabajar.
  4. Libertad de movimiento, de este modo todo lo que el alumnado necesite está a su alcance y podrá moverse libremente por ese espacio.
  5. Realidad, es decir, todos los objetos que haya en el ambiente deben ser reales. Por ejemplo el alumnado debe usar vasos de cristal, cuando algo suponga un peligro se utilizará siempre bajo supervisión del adulto.
  6. Naturaleza, el alumnado debe comenzar aprendiendo en la naturaleza, así desarrollará el aprecio por los seres vivos que le rodean. Es por eso que se recomienda el uso de huertos escolares, excursiones a la naturaleza, proyectos, etc. 
  7. Ambiente tranquilo, de este modo el alumnado trabajará de manera relajada y los resultados serán más óptimos

 

 

¿Cómo podemos trabajarlo en casa?

Teniendo en cuenta que uno de los aspectos fundamentales del método Montessori es la independencia del alumnado, en casa, podemos adaptar el espacio para poder facilitar esa adquisición de las habilidades de manera gradual para lograr así ese grado de independencia. Tenemos que buscar proporcionarle oportunidades para elegir, actuar, pensar y expresarse sin obligación o dominación

Para poder lograr este objetivo, debemos seguir las pautas del método Montessori, es decir, tenemos que aplicar los principios fundamentales: orden, estética, interés y objetivo. Es recomendable que los padres preparen el ambiente, teniendo en cuenta las verdaderas necesidades del niño y permitiéndole ser autónomo, participar en la cocina, limpieza, responsabilizarse de sus propias cosas, realizar las actividades a su propio ritmo.

Es importante darle a nuestro hijo la responsabilidad de tomar una decisión real y de relevancia, para que gane autonomía y aprenda los valores de la responsabilidad. En resumen, debemos cumplir los siguientes puntos:

  1. un ambiente preparado
  2. un adulto formado
  3. un apoyo social.