Todos los cambios nos aportan nuevas oportunidades, y es importante que, sobre todo la educación, estos estén en línea con los cambios de la sociedad para que nuestro alumnado esté lo más preparado posible para su futuro.

El cambio de normativa de la LOMLOE es una oportunidad de aumentar el éxito escolar mediante un enfoque más competencial, que sea transversal y que a su vez permita sacar lo mejor de cada estudiante. 

 

Aspectos clave de esta nueva ley

Como decíamos, se trata de un currículum más competencial, en el que se busca que el alumnado esté mejor preparado para el futuro y en el que se trabajan los distintos conocimientos (llamados saberes) poniendo el foco especialmente en competencias específicas (de materia) y clave (las antiguas transversales). 

A continuación os citamos algunos puntos clave de la nueva ley educativa: 

  • El concepto de “situación de aprendizaje”

Según la LOMLOE, las situaciones de aprendizaje son «situaciones y actividades que implican el despliegue por parte del alumnado de actuaciones asociadas a competencias clave y competencias específicas, y que contribuyen a la adquisición y desarrollo de las mismas».

En este caso, se trata de hacer que el alumnado vea situaciones reales en las que pueda poner en práctica todo lo aprendido en clase, aplicando varios conceptos a la vez y eliminando incluso la barrera de la asignatura.

En el momento en que el alumnado es capaz de solucionar una situación real mediante los conceptos aplicados en clase, éste se da cuenta del valor de los conceptos y de su importancia, incrementando los resultados positivos de estos.

 

  • La definición del perfil de salida del alumnado

Este elemento curricular identifica las competencias que el alumnado debe haber adquirido y desarrollado durante su paso por cada etapa educativa. Nos ayuda a describir qué destrezas y habilidades tenemos que potenciar en nuestras clases y nos tienen que servir como indicadores a observar y como guía para poder facilitar que cada alumno los desarrolle.

 

  • Un nuevo nivel de evaluación: las competencias específicas en cada una de las materias

Uno de los puntos más destacados de la nueva ley son las competencias específicas, que las definen como los “desempeños que el alumnado debe poder desplegar en actividades o en situaciones cuyo abordaje requiere de los saberes básicos de cada área. Las competencias específicas constituyen un elemento de conexión entre, por una parte, las competencias clave, y por otra, los saberes básicos de las áreas y los criterios de evaluación”. Cada etapa (infantil, primaria y secundaria) tiene su lista de competencias para cada área, que se mantienen a lo largo de toda la etapa.

Dentro de las 7 competencias clave que ya teníamos hasta la fecha, (añadiendo ahora una octava competencia que sería la plurilingüe), ahora trabajamos con un nivel más que serían las llamadas competencias específicas.

Este cambio, es ideal para concretar cómo podemos dotar de un enfoque más competencial cada materia.

 

  • Los criterios vinculados a la evaluación competencial más allá de los saberes

Otro de los cambios significativos de esta nueva ley educativa es la vinculación de los criterios de aprendizaje con las competencias específicas y, a su vez, con las ya existentes competencias claves o transversales. 

Por lo tanto, para realizar una auténtica evaluación competencial, resultará clave evaluar actividades o situaciones de aprendizaje que nos permitan trabajar (y evaluar) los criterios de evaluación. Estos, al estar vinculados a las competencias específicas, nos permitirán ver el nivel de adquisición de cada una de las competencias específicas y, por lo tanto, entender cómo podemos ayudar a cada alumno a mejorar y conseguir los objetivos de etapa. 

En definitiva, con este cambio la nueva LOMLOE nos sigue dirigiendo a cambios tan relevantes como:

  • Pasar de procurar que el alumnado aprenda conceptos a que sepa aplicarlos en casos reales.
  • Pasar de tener los contenidos como elemento central de la programación a tener las competencias.
  • Pasar de pedir al alumnado que aplique los conceptos que sabe a pedirle que reflexione, analice, haga analogías, ordene los conceptos, exponga criterios para hacer una crítica, relacione en un sistema, decida, actúe, invente….

 

  • La importancia de los ODS: Objetivos de Desarrollo Sostenible

Los cambios sociales, económicos, políticos y medioambientales son los grandes retos a los que se ha enfrentado el mundo durante el siglo XX y parte del XXI. En este aspecto, la ONU junto con más de 190 países han apostado por el compromiso de un desarrollo que busque responder a las necesidades globales actuales, concretado 17 objetivos que deberían cumplirse en 2030, logrando así un objetivo social común: un desarrollo global y humano sostenible. Desde nuestro punto de vista es muy interesante que estos objetivos se incluyan en el currículum y por lo tanto pasen a ser muy relevantes para nuestras clases.

Empezando desde una edad temprana, trabajar estos 17 objetivos en clase va a ser de gran ayuda para concienciar a la sociedad y más concretamente al alumnado. Los ODS son objetivos ambiciosos, que consideramos también necesarios para conseguir un mundo mejor en el que desaparezcan las desigualdades y se respete el planeta en el que vivimos. 

Habiendo entrado un poco en detalle en los aspectos más relevantes de la nueva LOMLOE, vemos que es una ley que sigue apostando por el trabajo y la evaluación competencial. Tanto es así, que da un enfoque mucho más competencial a los criterios a la vez que los vincula con competencias específicas de materia. También se desvinculan de forma clara (con la desaparición de los estándares) de los saberes que a nuestro entender pierden peso ante los criterios y las competencias y pasan a ser un instrumento para trabajarlos.