Muchas veces, nos encontramos con un día lluvioso y sin posibilidad de acudir a un pabellón o gimnasio para poder impartir la clase de Educación Física. Es por eso que junto con Irene, profesora de Educación Física del colegio Ceip Santa Maria del Mar, os queremos dar algunas ideas que os servirán como plan B para esos días en los que el alumnado debe quedarse en clase. ¡Vamos a ello!

 

1. Mantener una buena programación

Una buena organización es clave para un correcto desarrollo de las clases. Es por eso que, antes que nada, es importante tener una temporalización anual bien estructurada; e ir programando, como mínimo, semana a semana para saber qué trabajar en las sesiones. De este modo, nos resultará mucho más sencillo poder buscar una opción B a nuestro plan inicial en el caso que no se pueda seguir la estrategia inicial.

Es importante que las sesiones y las clases que preparemos y nos organicemos tengan relación con el currículum. A veces, no siempre se podrá seguir el mismo orden o se podrán realizar ciertas actividades de movilidad, pero es importante que aquellas clases sustitutivas que escojamos, estén también relacionadas con el contenido que se está trabajando en clase en ese momento.

Una película es una buena opción para esos días de lluvia en los que el alumnado debe quedarse en clase, pero si además es una película relacionada con lo que el alumnado está trabajando de normal en las clases de educación física, ¡mucho mejor!

 

2. Crear clases comodín

¿Qué son las clases comodín? Son aquellas que podemos tener preparadas en caso de emergencia para esos días en los que debemos hacer un cambio de planes. Algunas de estas clases, bien pueden servir para todos los cursos en general, como para sólo algunos de específicos. 

Una opción sencilla para poder crear y tener organizadas estas sesiones que les llamamos de comodín es mediante Unidades Didácticas. Puedes crear una UD llamada “días de lluvia” y dentro crear las sesiones de las distintas actividades, de este modo, podrás recurrir a ellas siempre que lo necesites de forma clara y organizada y además, desde Additio podrás vincular las actividades que sean evaluables dentro de esta UD a tu cuaderno de notas.

 

  • Manualidades para crear material con el alumnado

Una opción fácil y muy útil es la creación de material mediante manualidades con el alumnado. Esta es una actividad que se puede realizar con todos los cursos y además ayuda a la creatividad y a potenciar el trabajo en equipo. Os dejamos algunas ideas de manualidades:

  • creación de banderines para decorar una línea de meta en una carrera
  • pompones para poder hacer malabares mediante bolas de lana
  • construir zancos con latas de tomate o botellas
  • montar raquetas mediante cartones para poder usar con las mismas bolas de lana
  • usar botes de yogur para crear una canasta de baloncesto atada con un hilo a la pelota
  • crear un juego de bolos mediante botellas recicladas

 

 

  • Juegos dinámicos para hacer en clase

Otra opción son los juegos para trabajar en clase. Sabemos que no es lo mismo la movilidad que puede tener el alumnado en un pabellón o un gimnasio, que en una clase, por eso queremos daros unas cuantas ideas adaptadas para que el alumnado pueda realizar actividades dinámicas en clase y aprovechar la hora de movilidad que le ofrece la clase de EF.

 

El juego del ahorcado

En esta versión del ahorcado, podemos adaptar el juego a la clase de Educación Física de las siguientes formas:

  • usar palabras del temario para que adivine el alumnado: bien pueden ser palabras de deportes que se hayan trabajado en clase, partes corporales, músculos, huesos, etc. 
  • aprovechar cuando un alumno no acierte una letra para hacer un ejercicio a modo de acciones motrices: esto se puede pactar antes de empezar el juego, de este modo involucramos al alumnado y les dejamos escoger los ejercicios que deberán hacer (sentadillas, planchas, saltos, ejercicios de flexibilidad, ejercicios de equilibrio, etc.)
  • en el caso de fallar todas las letras y no adivinar la palabra, se puede crear una serie de ejercicios que deberá terminar para poder cambiar de juego o de jugador

Estos puntos se pueden aplicar también a otros juegos como por ejemplo el de hundir la flota, donde se podrán establecer las mismas normas en el caso que el alumnado falle el punto o su compañero le hunda el barco.

 

Actividades de expresión corporal

Las clases de ritmo con percusión corporal son geniales para que el alumnado disfrute de una clase dentro del aula sin aburrirse! Se pueden crear varios ritmos entre grupos de alumnado o incluso, ¡coreografías de baile!

Otra manera muy práctica de trabajar en clase la expresión corporal es mediante material que, bien puede crear el alumnado dentro de la misma sesión que hemos comentado anteriormente de manualidades, o bien mediante material ya creado.

  1. crear dados con figuras a trabajar en cada cara
  2. tarjetas con formas y figuras que puedan servir para trabajarlas en clase
  3. actividades de mímica: mediante figuras de yoga, repasar las partes corporales, músculos, imitación de deportes, etc.

 

  • Repaso del contenido teórico trabajado en clase

Otra forma de aprovechar las clases de Educación Física que debemos quedarnos en el aula es repasar el contenido teórico trabajado durante las sesiones anteriores como por ejemplo pueden ser detalles más específicos de los deportes, detalles técnicos, los músculos implicados en cada movimiento, etc. 

Una forma muy visual y acertada en este caso es el llamado “visual thinking”. Se trata de una herramienta que permite ordenar y organizar las ideas a través de dibujos simples o textos cortos, es decir, un recurso visual muy práctico para memorizar la información.

Un ejemplo que nos da Irene, son unas fichas preparadas por ella misma, donde el alumnado debe rellenar cada hueco con la información correspondiente, de este modo repasamos el temario trabajado en clase. Un ejemplo que os damos y que también podéis encontrar en su cuenta, son las fichas de baloncesto.

 

  • Incorporar el lenguaje de signos dentro de las sesiones.

Otra forma muy dinámica de aprendizaje y,  a la vez, muy relevante es el aprendizaje del lenguaje de signos. Este apartado también podéis incluirlo dentro del apartado de expresión corporal. 

Este apartado podemos enfocarlo de varias formas:

  1. Aprovechar una clase teórica para enseñar el alfabeto en lenguaje de signos al alumnado, de este modo empiezan a familiarizarse con él. 
  2. Usar ese conocimiento en clases posteriores para poder crear su propio sistema de comunicación entre el alumnado: mientras que a los más pequeños se puede trabajar con palabras sueltas más simples, con grupos más mayores se pueden construir frases que puedan usar para comunicarse entre ellos.
  3. Incluso se puede usar este mismo lenguaje en juegos como el teléfono, donde un alumno piensa una frase y se va transmitiendo de oreja en oreja hasta llegar al receptor final, sabiendo que la frase se acabará modificando de la inicial.

Te animamos a que descubras a Irene y todos sus proyectos que trabaja en el aula, en su perfil de instagram: @com_mola_ef