En esta época en la que quedarse en casa y llevar a cabo actividades en el hogar se ha convertido en algo esencial para frenar la expansión de la pandemia, pasar la tarde haciendo manualidades con los niños y niñas, es el plan perfecto para disfrutar del tiempo libre en familia. Las manualidades, aportan muchísimos beneficios físicos y emocionales que resultan útiles a lo largo de la vida, y os servirá para poner vuestras habilidades a prueba a la vez que lo pasáis en grande.

Realizar actividades creativas y sencillas con los niños es una forma estupenda de que aprendan jugando. Son muchos los beneficios de las manualidades para los niños, desde mejorar su memoria a incrementar su creatividad. Cuando se realizan manualidades, el desarrollo motor mejora gracias a la coordinación entre mente, mano y vista, y hay un desarrollo emocional que se potencia ya que los niños plasman a través de su trabajo lo que imaginan y sienten, es decir, que muestran sus ideas y visiones.

Pero hacer manualidades no sólo es una actividad que se realiza por simple aburrimiento, sino que sirven para desconectar de la rutina y aporta una satisfacción personal. De hecho las manualidades son una gran ayuda para combatir la ansiedad y ayudar a la persona a relajarse al dejarse llevar por la manualidad que realiza e implicarse en hacerlo de la mejor forma posible.

 

 ¿Cuáles son las ventajas de las manualidades para los peques de la casa?

Pasar tiempo en casa con los niños haciendo manualidades, puede ser de gran ayuda para su desarrollo tanto social como cognitivo, además de permitirnos pasar un rato divertido con los peques. 

Los pedagogos y psicólogos infantiles coinciden en que las manualidades estimulan y refuerzan los procesos físicos y mentales, así que vamos a comentaros algunos de los beneficios más importantes que las manualidades reportan a los niños:

 

  • Estimular la creatividad y la imaginación: Los niños que frecuentemente hacen manualidades, trabajan con todo su ingenio para crear figuras únicas y originales, lo que aumenta el desarrollo de su creatividad e imaginación. La creatividad les enseña a expresar sus emociones y mostrar el mundo real tal y como ellos lo perciben. Además, combinan lo real con lo fantástico y trabajan el lóbulo derecho del cerebro, el responsable de las emociones, la sensibilidad estética, la visión espacial y la abstracción.  Además, se ha visto que en las personas en las cuáles el lado derecho es el dominante, piensan, estudian, aprenden y recuerdan en imágenes, lo que hace que sean muy creativas.

 

  • Mejorar el desarrollo psicomotriz: La psicomotricidad, ayuda a los niños a desarrollar tanto sus emociones como determinados aspectos relacionados con el movimiento del cuerpo, el conocimiento y las relaciones sociales. Las manualidades tienen el poder de mejorar la psicomotricidad debido a que, al llevarlas a cabo, los peques aumentan la soltura en el manejo de los dedos y manos como herramientas, fortaleciendo también los músculos que los componen, y estimulan la coordinación de todos sus sentidos, sobre todo cuando realizan actividades que implican colorear, recortar o hacer figuras de plastilina, con distintos materiales (textura, densidad, tamaños, etc.) por ejemplo.

 

  • Potenciar la concentración: Hacer una manualidad implica que el niño deba prestar mucha atención y concentrarse al máximo en la tarea que está llevando a cabo, ya que solo así podrá dar vida a una pequeña obra de arte exclusiva y llena de bonitos detalles, con lo que aprende a centrar su atención y concentrarse de un modo paulatino y de forma divertida.

 

  • Controlar los niveles de estrés: Gracias a las manualidades, los niños consiguen evadirse y olvidarse de los nervios y el estrés que pueden generar los exámenes y los deberes. Se consigue gracias a que requiere de la máxima concentración por parte de los niños y de esta forma se impide que piensen en algo que no sea llevar su creación a buen puerto.

 

  • Favorecer la agilidad mental: Uno de los beneficios de las manualidades para los niños reside en estimular y mejorar la agilidad mental, lo que les permite ejecutar las cosas de una manera más ágil y rápida. Además, en muchos casos, las personas que realizan trabajos manuales con frecuencia, suelen desarrollar la capacidad de tomar decisiones con más rapidez que el resto.

 

  • Reforzar la autoestima: Desempeñar actividades que suban y refuercen la autoestima es esencial tanto en la infancia como en la vida adulta, mediante las manualidades, el niño se ve capaz de afrontar un reto y lograr su objetivo, y les hace ver que son capaces de crear objetos únicos con sus propias manos con los que pueden hacer felices a otras personas cuando los convierten en un regalo. No importa que se conviertan en grandes artistas, sino que se expresen a través de las manualidades, y debemos valorar siempre su esfuerzo y trabajo con mejor o peor resultado.

 

  • Trabajar la paciencia: Actualmente, los niños y niñas crecen en un mundo muy tecnológico, y en el que todo va a pasos agigantados (las pantallas, los videojuegos…), las necesidades se cubren de inmediato y los deseos se cumplen en el momento, cosa que no les permite desarrollar la concentración, la paciencia ni la perseverancia. La paciencia les ayuda a entender mejor las situaciones que tienen lugar en su vida y a no precipitarse a la hora de tomar una decisión, así que desempeñar actividades que les enseñen a cultivar la paciencia es ahora más importante que nunca. Las manualidades son perfectas para trabajar estos aspectos, y conseguir una mejora en el día a día.

 

  • Aprender a trabajar en equipo y mejorar las habilidades sociales: Saber trabajar en equipo es fundamental para relacionarse en sociedad y resulta de vital importancia en la vida adulta, sobre todo para su futuro laboral. Aprovechando las ventajas de las manualidades en compañía de amigos o familiares, les ayudamos a descubrir la importancia de la cooperación y del trabajo en equipo. Es por eso, que apuntar a los niños a talleres de manualidades les ayuda a aprovechar estos beneficios y mejorar sus habilidades sociales al mismo tiempo, ya que realizan la actividad en compañía de otros niños, hacen nuevos amigos y se relacionan a la vez que se divierten. Si las manualidades son en familia, se fortalece el vínculo familiar conociéndonos más y pasando un tiempo divertido y beneficioso. 

 

A continuación, os dejamos algunas ideas de lo más sencillas, y en las que podemos utilizar material que tenemos en clase o muy fácil de conseguir. En la mayoría de las manualidades que se pueden realizar en los colegios, el material que se usa es el papel o el cartón. Esto es debido a que es un material no dañino y fácil de utilizar, con la ayuda de varios utensilios y, todo ello de forma económica.

Entre algunas de las opciones que encontramos para hacer manualidades con la ayuda de papel, podemos destacar la de trenzar, colorear, recortar, pegar, unir mediante cintas o cartón, entre muchas otras. A estas labores hay que añadir el dibujo, realizar figuras de adorno, aviones de papel, molinillos de viento, cestos o cajas decorativas, son unos ejemplos de los trabajos que se hacen con las manos y se caracterizan por su creatividad.  Hay una gran variedad de manualidades que pueden ser realizadas de manera simple en clase para que los niños desarrollen su vena más artística a través de estos trabajos.

Otra opción que tenemos para poder realizar fácilmente en clase, sería el modelaje. El cual podemos realizar con la ayuda de plastilina, arcilla o cualquier otro material “amasable” para crear formas u objetivos. Hacer manualidades es una actividad muy entretenida y divertida para los peques, para romper la rutina del día a día en clase. ¡Es muy importante motivar a los niños para que las realicen a gusto!