En esta era que estamos viviendo donde la tecnología forma parte de nuestro día a día, la inseguridad en la red se ha visto acentuada por la pandemia y la necesidad de trabajar de manera online la mayor parte de nuestro tiempo. 

No solo los adultos a la hora de trabajar sino cada vez más, los pequeños están constantemente conectados a la red y en el uso de estas nuevas tecnologías, bien sea usando una tablet para poder hacer los deberes de clase, como un ordenador para jugar a un juego online. Pero, ¿sabemos realmente cómo de importante es la seguridad digital?

 

¿Qué es la Seguridad Digital?

Vamos a empezar analizando qué es la seguridad digital. En pocas palabras, podemos decir que la seguridad digital es el área que se encarga de proteger la infraestructura informática de una organización, así como la información que contiene, frente a posibles ataques u otro tipo de riesgos similares.

En este aspecto, la seguridad digital se encarga de proteger elementos tales como ordenadores, servidores, teléfonos móviles, o cualquier otro sistema informático conectado, por el que circule o en el que se almacene información valiosa.

 

La importancia de educar sobre Seguridad Digital

El hecho de trabajar de manera cotidiana con estas tecnologías ha convertido a gran parte de la ciudadanía en adictos a la digitalización, no siempre conscientes de los riesgos que se corren cada vez que nos exponemos en la red, bien sea dentro como, sobre todo, fuera de la escuela.

A este dato le debemos sumar el hecho que no siempre podemos estar pendientes de lo que hacen los menores cuando navegan por internet, por lo que es vital que nadie mejor que ellos para entender qué riesgos conlleva no ser prudente cuando usamos la red. 

 

Como podemos trabajar la Seguridad Digital en clase?

1. Concienciar al alumnado

Deben ser conscientes de los riesgos que implica navegar por internet sin precaución. Saber a quién acudir tanto dentro del centro escolar como fuera les ayudará a reaccionar de forma más rápida y eficiente en caso que sucediera cualquier comportamiento extraño o se detecte alguna anomalía en la red.

 

2. Entender el funcionamiento correcto de las TIC

Es importante que el alumnado entienda que las herramientas TIC usadas en el aula, son exactamente eso, herramientas que ayudan a su desarrollo educativo, es por eso que no deben usarlas de manera incorrecta ni abusar de ellas. Así mismo, hay dos aspectos claves a tener en cuenta:

a. limitar las herramientas, usando así las imprescindibles y necesarias en el aula

b. establecer unas reglas de uso por parte del centro que entienda el alumnado y llegue a cumplir tanto dentro como fuera del aula

3.Establecer contraseñas únicas para cada herramienta y plataforma

Es importante establecer un acceso distinto para cada plataforma, portal u herramienta que se use. De este modo, resultará más complicado acceder a la información en el caso de un ataque informático que pueda poner en peligro los datos. 

Recomendamos usar contraseñas que sean largas, no demasiado obvias y evitar el uso de nombres, apellidos o fechas que puedan resultar más fáciles de descifrar. Si resulta difícil recordarlas, siempre se puede utilizar un gestor de contraseñas.

4.Enseñar al alumnado a pedir ayuda

Muchos niños y jóvenes que han sido acosados por Internet no lo han contado hasta mucho tiempo después por miedo, vergüenza o temor a las represalias.

Está en manos de la familia y de los profesores del centro enseñarles a detectar las señales de peligro y crear un clima de confianza para que sepan pedir ayuda desde el primer momento en el que se sientan acosados o vean qué algo no es correcto.

 

5.Saber diferenciar entre “amigo” y “contacto en redes”

A veces, los más pequeños crean perfiles en otras redes sociales y empiezan a socializar con otros usuarios. Es esencial que los niños sepan distinguir lo que es un amigo y lo que es un simple contacto de las redes sociales al que no conocen.

 

¿CÓMO SE PUEDE TRABAJAR EN CASA?

1.Limitar el tiempo delante de la pantalla

Limitar con precisión el tiempo que un niño pasa en el colegio y en casa frente al ordenador es fundamental para que se relacione con otros niños de su edad y pueda adquirir habilidades sociales.

Estableciendo horarios, estaremos previniendo futuros problemas relacionados con las denominadas nuevas adicciones, como por ejemplo, a las tecnologías, los videojuegos, las compras online, los juegos de apuestas, etc.
Así mismo, mediante estas pautas para establecer límites de uso y todo tipo de recursos prácticos les ayudaremos a entender cómo hacer frente de forma correcta a este nuevo reto en materia digital. De este modo, familias y colegio trabajamos en una misma dirección con el único objetivo de ofrecer la máxima seguridad a nuestros alumnos a la hora de utilizar sus dispositivos digitales.

 

2.Promover la comunicación en casa

Es importante que, igual que en la escuela, el alumnado se sienta cómodo en casa, sabiendo en todo momento a quién recurrir en caso de amenaza, y poder hablar sobre ello sin miedo. Es importante detectar estos casos a tiempo, de este modo evitaremos que el problema sea más grave. 

 

3.Mantener a las familias al día en el ámbito de la tecnología

La tecnología está en constante cambio y desarrollo. Es vital que la familia esté informada de las novedades importantes y cómo pueden trabajarlas en casa, así como aprender a usar las herramientas que usa el alumnado en clase para que estos estén asesorados en todo momento y puedan ayudar a sus hijos en casa en el caso que surgiera cualquier problema. 

 

FÓRMATE EN SEGURIDAD DIGITAL

Desde Additio, y junto con la Universidad de Girona y Aonia, hemos creado el curso de Seguridad Digital, el cual té permitirá aprender a proteger tus datos y dispositivos, conocer los derechos de autor y las licencias de uso para un uso responsable y ético de los contenidos que nos encontramos o aportamos en la Red, conocer los aspectos éticos y pedagógicos de la tecnología para poder transmitirlo al alumnado y además podrás desarrollar hábitos saludables en el uso de las tecnologías y conocer y prevenir prácticas de riesgos generados por un uso inadecuado de las tecnologías.