El debate sobre cómo evaluar a los alumnos y hasta qué punto involucrar la tecnología en las aulas recorre el mundo.

Constantemente accedemos a distintas fuentes de información –libros, manuales, diarios, Internet… – para dar respuesta a las dudas que se nos plantean en nuestro día a día, hecho que ha provocado que algunos centros educativos se planteen adaptar el sistema educativo a los nuevos tiempos.

Un ejemplo de ello es la escuela Virolai de Barcelona que, desde hace un tiempo, permiten a sus alumnos usar en los exámenes el ordenador y el smartphone como un utensilio más.

De hecho en algunos países como Dinamarca esta práctica es de lo más habitual, pues desde hace 10 años los alumnos realizan sus exámenes por ordenador, y desde el 2011 su sistema educativo dio un paso más en este proceso al permitir que los estudiantes accedan a Internet para responder los exámenes finales de la etapa secundaria.

Con la integración de las nuevas tecnologías no se pretende dar la espalda a la memorización ya que ésta tiene una gran importancia en el ámbito del lenguaje. Estos centros proponen no basarlo todo en memorizar, pues consideran que es más importante que los jóvenes aprendan a extraer información y procesarla, una situación con la que se encontrarán habitualmente a lo largo de su vida.

Podéis leer aquí la notícia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *