Ingeniero Mecánico de formación, Jesús Espinosa ejerce como profesor de secundaria de la especialidad de Tecnología desde 1999. Los últimos 8 cursos ha trabajado como asesor de formación en el CEP de Córdoba, perteneciendo desde hace dos al equipo directivo. Participa también como profesor del Máster en Educación Secundaria que se imparte en la Universidad de Córdoba.

SOBRE FORMACIÓN EN CENTROS

La formación en centros es una tendencia en aumento. ¿ Nos podrías explicar en qué consiste?

A grandes rasgos, la Formación en Centros es una modalidad de autoformación donde un colectivo significativo (más del 50% del claustro) de un centro realiza una formación que puede tener una o varias líneas de interés para el profesorado y que va a realizarse formándose unos a otros, teniendo la posibilidad si así se requiere, de solicitar al CEP ayuda externa en forma de expertos.

¿Hay algo de tu experiencia personal o profesional que sea significativo para tu experiencia como formador?

Si te gusta la enseñanza, dar clase a alumnos resulta en numerosas ocasiones gratificante; cuando formas a compañeros y compañeras profesores aún puede ser más enriquecedor, es diferente.

¿Sigues alguna metodología en especial?

Los tiempos avanzan y en pocos años la sociedad cambia, por tanto, de igual forma los métodos han de cambiar. La metodología debe ser adaptada, participativa, donde el alumnado forme parte de su aprendizaje. Se acabaron las clases magistrales 😉 ahora veo muy interesante la Flipped Classroom.

¿Tienes alguna anécdota?

Después de dieciséis años trabajando en la enseñanza, son muchas las anécdotas; si bien hay una que me llamó la atención en su momento y ahora, después de más de diez años, todavía me resulta llamativa; fue cuando se implantaron los primeros centros TiC en Andalucía allá por 2004, tuve la suerte de estar en el “Equipo TiC” de uno de los cuatro centros pioneros en mi ciudad, el IES Averroes, donde se instalaron más de 600 ordenadores y se dotaron de estos recursos en todas las aulas. Hay que imaginarse tantos equipos, tantos cables, ratones, teclados…en manos de chicos y chicas adolescentes. Pues bien, pasados meses de su instalación apenas había incidencias en cuanto a deterioro del material. El uso responsable y sobre todo, la concienciación de más de mil alumnos que llenan el centro fue la clave y sigue siendo aún un centro referente.

SOBRE TECNOLOGÍA Y EDUCACIÓN

¿Qué tendencias se perciben en el futuro de la formación?

La formación se ha ido pasando de totalmente presencial hacia un innegable futuro cada vez más a distancia, quizás con alguna sesión presencial, pero básicamente el profesorado prefiere así gestionar mejor su tiempo.

¿Cuáles son las herramientas más demandadas para su formación por parte del profesorado?

Siempre contamos con la actualización científica y pedagógica, pero cada vez más se solicita formación innovadora, de corta duración, que sea de aplicación directa en el aula.

¿Qué herramientas tecnológicas o gadgets recomiendas en tu día a día como formador?

Sin lugar a dudas, todo lo referido a aplicaciones online, el trabajo en la nube que permita el trabajo en múltiples dispositivos sin que nada esté localizado en un disco duro local: Dropbox, Box, Onedrive, Evernote y Additio son algunas de mis preferidas.

¿Cómo imaginas el aula en los próximos cinco años tras los avances tecnológicos que se pueden producir?

“Cinco años es un mundo: en mi opinión, tenemos un “cuello de botella” en los centros con los problemas de conectividad. Es innegable que cada día más los docentes usan recursos online y para ello se necesita tener un ancho de banda para conectarse a internet que dé garantías de poder trabajar en el aula.”

Una buena conexión y aplicaciones en la nube creo que será lo dominante en avances tecnológicos para el aula en un futuro muy próximo.

SOBRE ADDITIO APP

Nos comentaste que se observa un incremento en el interés por parte del profesorado por los cuadernos digitales. ¿ Cómo lo valoras ?

El profesorado cuando pide formación en cuadernos digitales no lo hace por una cuestión de esnobismo, ellos son mucho más prácticos; con el uso de los cuadernos digitales se pretende ahorrar trabajo y disponer de numerosa información para procesarla y guardarla fácilmente. El papel cada vez se tiende a usar menos. En los centros que conozco, muchos profesores y profesoras se han ido comprando tabletas digitales solo por usar un cuaderno digital.

¿Consideras Additio App como una herramienta clave para profesor 2.0? ¿Por qué?

Antes de dejar la docencia directa en el aula hace ocho cursos, ya llevaba tiempo utilizando una rudimentaria hoja de cálculo que me permitía agilizar mi trabajo diario y ahora que el próximo curso vuelvo a las aulas, veo que hay herramientas digitales que, sin ser indispensables, son una gran ayuda para el trabajo diario; cuanto más las estudio más posibilidades les veo.

“He comprado varias apps y me he decidido por Additio, en principio por cuatro razones fundamentales: la aplicación web que me hace compatibilizar el iPAD con un ordenador, la simplicidad en su diseño, el hecho de ser multiplataforma y la atención rápida y personalizada”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *