David Calle es el profesor youtuber español. El ingeniero de telecomunicaciones de 43 años ha ganado mucha reputación entre la comunidad educativa por sus vídeos explicativos. Acumula ya más de medio millón de seguidores a los que ayuda a aprobar sus exámenes.
¿Cómo surgió la idea de comenzar a dar sus clases de matemáticas en YouTube?
Como profesor de apoyo en mi propia academia llegaba algunos los días muy frustrado a casa porque no me daba tiempo a explicar a mis alumnos todo lo que creía necesitaban o porque percibía bastante desmotivación por parte de algunos de ellos. Me constaba también de primera mano que muchas familias ya no podían permitirse una academia o un profesor particular y pensé que podía poner mi granito de arena para mejorar un poco el mundo en el que vivimos.  Y sobre todo, pensé que podía intentar aportar a muchos alumnos la confianza y la energía necesaria que les faltaba cuando se enfrentaban a sus exámenes y ejercicios. Me costó varios meses tomar la decisión y reunir el valor necesario – tengo cierto pánico escénico, aunque no lo creas- pero como con todo lo que hago, le puse toda la energía y la pasión que conseguí reunir, estudié algunos conceptos básicos de iluminación, grabación y edición de vídeo  y subí mis primeros vídeos, pensando que solo lo verían un par de decenas de mis alumnos… En eso afortunadamente me confundí.
Has emprendido desde el entorno físico con una academia física y desde el entorno digital, donde consideras que es más complejo? ¿Es más fácil o más difícil emprender a través del entorno digital?
Sin duda es más fácil empezar en el entorno digital. No hay que pedir una hipoteca, ni acondicionar un local, ni realizar costosas inversiones. En mi caso, solo necesité un montón de valor, un par de rotuladores y una cámara. Pero que duda cabe que, ahora, que queremos dar un paso más allá, teniendo en cuenta el espíritu 100% altruista de unicoos, se hace muy complicado y extremadamente difícil obtener los recursos necesarios para seguir creciendo y hacer unicoos escalable. Esa es nuestra lucha actualmente.
¿Cómo se te ocurrió la idea de crear tu propia academia online, Unicoos?
Desde el primer día, sin faltar uno solo, desde hace 5 años, comencé a resolver personalmente todas las dudas que me llegaban. Llegó un momento en el que el volumen de comentarios era casi inasumible. Además, descubrí que necesitaban mucho más que vídeos, mucho más de lo que podía ofrecerles en YouTube. Y por eso decidí que era necesaria una web donde los vídeos estuvieran clasificados por asignaturas y cursos, donde hubiera un foro online de dudas y respuestas, exámenes, teoría, ejercicios resueltos, libros, gamificación, videoclases.. Y me embarqué en ello a finales de 2014, con la intención de poder aportar algo más de lo que les estaba ofreciendo… A día de hoy ya son más de 100.000 suscriptores en la web y acumula un millón de páginas vistas al mes. Y en un par de semanas, con la nueva versión que estamos puliendo, estamos convencidos de que será aún mejor…
En 2012, Google reconoció a unicoos como YouTube NextUp, 2013, unicoos fue el proyecto más votado en el OPEN BBVA OPEN TALENT, 2014, unicoos fue elegido por la Fundación Telefónica entre las Top 100 Innovaciones Educativas del mundo…¿Cuál es la meta para este 2016?
La meta para este 2016 es conseguir recursos suficientes para que unicoos.com se convierta definitivamente en la academia online de ciencias en habla hispana. La idea es poder ayudar a más alumnos. Y mejor. Quiero vídeos de otras asignaturas y niveles, exámenes de autoevaluación en la web, una solución para profesores, video clases particulares. Esto no ha hecho más que empezar…
 ¿Qué se siente al dar clase a más de medio millón de suscriptores?
Se siente sobre todo una gran responsabilidad, siendo consciente de que muchos alumnos ven tus vídeos y ya no vale cualquier cosa. Para empezar, por ejemplo, ya no grabo tantos vídeos como antes porque necesito que sean lo más profesionales posibles, encontrar los mejores ejemplos, la mejor forma de explicarlos..
Y después, una enorme satisfacción, porque tantos subscriptores son el fruto de muchísimo trabajo, muchas horas y mucha dedicación.
¿Pensó alguna vez que sus vídeos, que hablan de temas densos de matemáticas y ciencias, podrían superar en reproducciones a muchos de los fenómenos virales de la red o vídeos musicales de artistas?
No, la verdad es que no, sobre todo viendo mis primeros vídeos, que eran especialmente “malos”. Nunca imagine esto… Evidentemente mi canal no alcanza el nivel de visitas de un gamer o un vlogger pero como bien dices, para ser un canal de ciencias en los que explico como resolver problemas no está mal, nada mal..
¿Qué opinaron sus alumnos del aula sobre sus vídeos?
“Algunos, que me había vuelto loco.. :P… Pero la mayoría estaban encantados porque por fin podían repasar en casa, despacio y a su ritmo, todo lo que no me daba tiempo en mi academia. Y no sólo en casa. De camino al examen , en la piscina, en el parque, en el autobús.. Esa es una de las ventajas impagables de YouTube… Y encima, GRATIS. ¿Qué más se puede pedir? ;)”
¿Qué te comentan los profesores de los métodos de enseñanza que utilizas?
“La mayoría están encantados con la idea y me animan a seguir. Incluso algunos ponen mis vídeos en clase o se los recomiendan como deberes en casa. En el fondo mis vídeos no difieren mucho de lo que hacen ellos, con la ventaja de que yo puedo centrarme en la parte eminentemente práctica, dejando un poco de lado la teoría.”
Es cierto, que algunos critican precisamente eso, que no explique los fundamentos teóricos en profundidad de algunos pasos, pero quizás por mi formación de ingeniero prefiero centrarme en las aplicaciones prácticas de lo que enseño, que mis alumnos vean para que sirve realmente una integral o una derivada o cual es el funcionamiento real de una palanca  y los múltiples ejemplos que tienen a su alrededor en su vida cotidiana..
¿Cómo crees que debe ser la actitud de un profesor en pleno siglo XXI? ¿Crees que los docentes están preparados para adoptar una aproximación más digital a la enseñanza?
Se necesita pasión, energía, vocación, curiosidad, innovación, ganas reales de cambiar las cosas… Con ellas no hay barrera tecnológica que un profesor, sea de la generación que sea, no pueda superar.
“Los alumnos que acuden hoy a las aulas son nativos digitales y han crecido viendo vídeos y no leyendo libros (aunque soy un firme defensor de la lectura, creo que es una grave carencia actual). Y hay que intentar adaptar los contenidos y la didáctica a ese mundo audiovisual que dominan y en el que han crecido.”

No tiene sentido que salvo maravillosas excepciones se sigan enseñando matemáticas o física como yo las estudié hace 20 años cuando no había internet, ni YouTube, ni Google…

 

¿Cuál es el futuro de la educación para David Calle? 
 Últimamente estoy experimentando y estudiando todo lo que me llega sobre la realidad virtual que estoy convencido va a ser toda una revolución, sobre todo desde un punto de vista educativo, por el tremendo poder inmersivo que supone. Permite convertir una clase de ciencias, arquitectura, historia o biología en toda una aventura. Sus posibilidades son infinitas.
“Me imagino además alumnos sin exámenes, que trabajan en equipo para sacar adelante proyectos multidisciplinares por los cuales son evaluados.”

 

Me imagino profesores centrados exclusivamente en motivar a sus alumnos, despertar en ellos curiosidad y ganas de aprender y enseñarles cómo pueden aprovechar y cómo les afecta todo lo que tiene que ver con las ciencias, dejando en manos de unicoos la resolución de las dudas más frecuentes y los ejercicios más complejos. Para que puedan centrarse también en otros aspectos educativos que están olvidados, todos los que tienen que ver con la inteligencia emocional, la sociabilidad, la resolución de conflictos..  No sirve de nada por ejemplo que un alumno sea un maestro haciendo integrales si luego es incapaz de hablar en público o de defender sus ideas adecuadamente en una reunión.
Hay una frase de un dramaturgo inglés, W.B.Yeats  que suelo citar como resumen: “Enseñar no es como llenar un cubo, sino como encender una hoguera”. Eso es lo que humildemente intento, “encender hogueras”, desde una buhardilla. Con la esperanza de que muchos de mis unicoos, en el futuro puedan cambiar el mundo. Que falta hace. #nosvemosenclase
Obtén Additio App

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *