Ir a la escuela suele ser una experiencia desagradable para muchos niños, otros tienen que recorrer diariamente largas distancias para recibir una educación digna.

Este hecho es lo que ha querido plasmar el cineasta francés Pascal Plisson en su reciente documental ‘Camino a la escuela’ mediante las vivencias reales de sus protagonistas.

Uno de ellos es Carlitos, un niño argentino que vive en un pueblo perdido de la Patagonia que debe cabalgar diariamente 18 kilómetros con su hermana para poder ir a la escuela. También Jackson, que hace cada día 15 kilómetros por la peligrosa sabana de Kenia; Zahira, que hace 22 kilómetros por las montañas del Atlas (Marruecos) hasta un internado, y Samuel (India), que tiene la escuela a 4 kilómetros y debe ir en una precaria silla de ruedas empujado por sus hermanos .

La película tiene un enfoque pedagógico muy potente, que ha hecho que la Unesco y Unicef colaboren en su realización. ¿La clave del éxito? El director, Pascal Plisson, cree que ‘es un film con muchos valores, y la gente empatiza fácilmente con la experiencia de estos niños’. Permite entender la importancia que tiene la educación y es un ejemplo para todos. Nos damos cuenta de cómo somos afortunados por tener acceso a la escuela, mientras que en otros países es tan difícil’.

Puedes ver la sinopsis y más información del documental en la web promocional http://www.caminoalaescuela.com/