El gran volumen de las faltas detectadas en los alumnos de ESO obliga a ‘Ensenyament’ a modificar el método de inculcar a los alumnos la normativa ortográfica.

Este martes, la ‘Conselleria d’Ensenyament’ ha presentado un documento de Orientaciones prácticas para la mejora de la ortografía.

El autor de las orientaciones, Jordi Balcells, ha explicado que el documento propone pasar del actual modelo más mecánico y descontextualizado -llenar espacios, completar terminaciones, colocar acentos y deducir reglas- a una “metodología comunicativa”. La ‘consellera de Ensenyament’ Irene Rigau ha asegurado que el 83% del aprendizaje ortográfico se asume con la memoria visual y el 11% a través del oído.

Additio también quiere ayudar a los más jóvenes a mejorar su ortografía a través de las libretas de dictados. La libreta ofrece una página para cada dictado y una de reflexión, en que los alumnos corrigen las faltas y a la vez, reflexionan sobre las faltas que han cometido y por qué. Estos ejercicios potencian la memoria visual y auditiva, consiguiendo que el alumno asimile mejor sus aciertos mediante el autoaprendizaje.

Leer la noticia completa aquí